A la una si o si

Como personas somos diferentes en nuestras creencias, nuestra forma de pensar, nuestra personalidad, nuestras prioridades. Como padres nos pasa lo mismo. Es la naturaleza humana.

Lo malo es cuando esto interfiere en la educación de los hijos, sobre todo si papa y mama tienen diferente forma de pensar, diferente personalidad, diferentes creencias, diferentes prioridades… y no nos ponemos de acuerdo a la hora de marcar pautas educativas para los niños.

Estamos hablando de la fisura educativa. Para educar nos hemos de poner de acuerdo si o si. Haremos que los niños se sientan más seguros y evitaremos problemas de comportamiento. Sobre todo cuando padre y madre tienen dos estilos educativos diferentes, el niño entrará por la fisura como el agua por una grieta en un edificio. Pudiendo llegar a deteriorarlo de tal forma que hasta se podría caer.

Y ojo a la hora de poner normas, el autoritario las pone y el permisivo da más rienda suelta. Claro la relación del permisivo con su hijo es mejor. Pero cuando lo que pide no se le puede conceder y el permisivo le dice que no… Acaba de abrir la caja de Pandora.

Expertos negociadores

image

¿Las normas se negocian?, -NO-. Así de claro y conciso. Cuando pongamos una norma a nuestros hijos, ha de ser para que aprenda a ser más responsable y maduro. Además de cumplir con sus obligaciones. Por supuesto han de estar adaptadas a la edad y las circunstancias personales o particulares de cada hijo y familia.

¡Cuidado! poner normas no significa ser autoritario.

Si ponemos una norma, y nuestro hijo nos aporta algún argumento solido, podemos modificarla. Pero, como se nos ocurra negociar con él, estamos perdidos. Los hijos son los mejores negociadores que existen.

Sobre la conferencia que impartimos el próximo viernes en Granada

Buenas, no soy Emilio Calatayud, sino Carlos Morán, el compañero de blog y de Facebook del juez. Este próximo viernes, día 30 de enero, Pedro García Aguado, el ‘Hermano Mayor’, y el profesor Francisco Castaño vuelven a Granada para repetir la conferencia que ofrecieron el pasado mes de noviembre y a la que no pudieron asistir varias decenas de personas por falta de espacio. Esa fue precisamente la razón de que Pedro y Francisco se comprometieran a regresar: quería contentar a los que no pudieron escucharles. Pues bien, el escenario de su conferencia, que se enmarca en la Escuela de Padres de IDEAL, será en esta ocasión el salón de actos del Parque de las Ciencias de Granada. Para intentar evitar las molestias que se produjeron la vez anterior por la enorme afluencia de público, quienes deseen asistir deberán acudir a las seis de de la tarde del viernes día 30, (la conferencia comenzará a las siete y media), para recoger las invitaciones. Solo se entregarán dos por persona hasta que se agoten.

Don Emilio, el coordinador de la Escuela de Padres de IDEAL, no podrá asistir a la charla de Pedro porque tenía un compromiso previo fuera de Granada y le ha sido imposible compatibilizar ambas actividades. En cualquier caso, pide a los que ya asistieron a la primera charla de Pedro y Francisco que se abstengan en esta ocasión de hacerlo para que los que no pudieron entrar entonces tengan ahora su oportunidad. Y por supuesto, os da las gracias a todos por vuestro interés.

Fuente: http://www.granadablogs.com/juezcalatayud/

¿Podemos tener todo lo que queremos? ¿y nuestros hijos?

Hola, soy Francisco Castaño. Este fin de semana, he andado por uno de tantos centros comerciales que hay en nuestra geografía. Las rebajas, son un buen reclamo publicitario, y también una buena oportunidad para comprar lo necesario a mejor precio. De hecho, debemos necesitar muchas cosas. Estaba todo a tope.

Pero no quiero hablar aquí de las rebajas. Simplemente de algo que he ratificado, en un centro comercial en el que estuve. -El uso de la palabra NO.- Niños que piden alguna cosa, y ante el no, de los padres, reaccionan con una pataleta. Al final, se van con su apreciado capricho, y sobre todo con una gran lección aprendida. Cuando quieren algo, no tienen más que protestar, en mayor o menor medida, y lo consiguen.

El problema, es que la rabieta de un niño de 3 años, no es la misma que la de uno de 16. Y lo que piden, tampoco es lo mimo.

La discusión por el uso del móvil deriva en agresiones de hijos a padres

Este es el titular de una noticia que salió ayer en el diario La Vanguardia.

Se está generando una necesidad de tener el móvil o jugar a videojuegos en los menores, que cuando los padres quieren controlar el uso de estos artilugios acaba en una discusión que puede llegar a ser violenta.

Una de las premisas del proyecto aprender a educar es la de TODO SE EDUCA. Por supuesto el uso del móvil y videojuegos también. Hemos de estar al lado de las nuevas tecnologías, son el presente y el futuro. Nuestra obligación como padres es educar a nuestros hijos en el correcto uso de estas.

Por cierto, nos preguntan muchos padres a que edad les han de comprar el móvil a su hijo, nosotros decimos que como pronto a los 14 años y limitando su uso, pero como dice Don Emilio Calatayud, lo mejor es a los 30 años y que se lo paguen ellos.