Quítele el móvil a su hijo y a ver qué pasa

El juez Calatayud alerta del incremento de los casos de niños que agreden a sus padres cegados por su adicción a las nuevas tecnologías

apple-iphone-5-unboxing-14

Es un test muy breve: «Quítele el móvil a su hijo y a ver qué pasa». Lo ha ideado el magistrado Emilio Calatayud, titular del Juzgado de Menores 1 de Granada, y últimamente le está dando una notable difusión. La razón: la «preocupante» expansión de la adicción a las nuevas tecnologías entre los niños y los adolescentes. «He juzgado a algún chaval que prácticamente necesitaba fisioterapia porque tenía los dedos agarrotados de tanto guasapear», pone un ejemplo extremo el jurista.

Pero lo peor, y eso es lo que más alarma a Calatayud, es la forma en la que llegan ese tipo de casos a la fiscalía y los tribunales de Menores. «Nos traen a los chicos porque han agredido a los padres, pero en cuanto se escarba un poco aparece la adicción a los móviles, las tabletas, etc. Es decir, que esa adicción acaba generando violencia. Los padres quieren poner límites al uso de las nuevas tecnologías, retiran el móvil a sus hijos y ellos estallan. Pegan a los padres, y particularmente a la madre, Solo en una semana hemos tenido tres casos de este tipo. Y nos tememos que esto va a ir en aumento. Los agresores son tanto niños como niñas y pertenecen a familias que no suelen tener problemas de dinero ni de marginación», detalla el magistrado.

En estos supuestos, lo normal es que el juez imponga a los menores penas de internamiento, que es el castigo más severo al que puede enfrentarse un delincuente infantil o juvenil. «Pero la medida incluye tratamiento terapéutico para que se desenganchen del móvil, porque el móvil puede convertirse en una droga que, cuando se deja de suministrar, tiene su ‘mono’, el síndrome de abstinencia. Debemos tenerlo claro. Y no solo le ocurre a los menores: también a los adultos, pero ese no es mi campo…».

El juez Calatayud no habla por hablar. En los últimos tiempos ha procesado a chicos que, literalmente, se habían olvidado de dormir y orinaban en una botella para no separarse del teclado del ordenador. «Vamos a ver, cuando alguien se despierta por la noche y lo primero que hace es encenderse un cigarro, es evidente que es un adicto al tabaco. Sé lo que digo porque yo lo soy. Pues cuando un chaval se despierta de madrugada y lo primero que hace es coger el móvil para mirar los mensajes, también puede que sea un adicto a las nuevas tecnologías… O que está empezando a serlo», refiere el magistrado.

El experimento

En este sentido, Calatayud recomienda a los padres el experimento que se citaba al inicio de esta líneas: quiten «durante un día, o un fin de semana», el móvil a sus hijos para observar sus reacciones, «que vean a ver qué pasa».

Lo más probable, tranquiliza el jurista, es que no suceda nada inquietante: un pequeña rabieta y luego «algo de peloteo para que les levanten el castigo» antes de que venza el plazo. Incluso puede que ni eso. «La mayoría de los niños pasarán el ‘sarampión’ de las nuevas tecnologías sin dificultades, pero también habrá una minoría a la que le costará más y, en la medida de lo posible, conviene estar preparados».

Llegado a este punto, el juez Calatayud recuerda que él no es ni psiquiatra ni psicólogo infantil, pero agrega que su profesión le permite detectar los problemas emergentes cuando ofrecen su rostro más crudo, porque cuando un asunto llega a la justicia penal es que las cosas se han puesto verdaderamente feas. La adicción a los móviles, avisa el juez, encaja en esa descripción. Es lo que tiene estar en la línea del frente: que se ven llegar las ‘epidemias’ antes de que lo sean.

Con el aval de esa experiencia, el togado admite que, en materia de prevención, no hay soluciones mágicas. Ni tampoco drásticas. «Los que saben de todo esto mucho más que yo dicen que prohibir a los menores el uso de los móviles no serviría de nada. El debate está en si debería existir una edad mínima para utilizar el móvil. Como padre, siempre lo digo, yo pondría los 35 y que se lo paguen ellos. Pero como juez tengo que ser realista y creo que ya llegamos tarde para establecer edades, etc. Tenemos que convivir con las nuevas tecnologías y los padres debemos aprender todo lo que podamos para estar a la altura de los niños. O por lo menos, intentarlo. Tenemos que estar a su lado y poner límites, por supuesto».

En esta línea, Calatayud recomienda la lectura de las cláusulas del célebre contrato que una periodista experta en Internet planteó a su hijo, de trece años, cuando este le pidió que le comprase un móvil de última generación. Documento que incluimos en el libro Aprender a educar. El punto primero del documento redactado por la mujer decía así: «Este teléfono es mío. Yo lo compré. Yo lo pago. Yo te lo estoy prestando. ¿No soy la mejor?».

El segundo también era categórico: «Siempre conoceré la contraseña».

Pero quizá sea el último ‘mandamiento’ el que mejor resuma el talante con el que hay que enfrentarse a las nuevas tecnologías: «Te vas a confundir y te tendré que quitar el teléfono celular. Nos sentaremos a hablar sobre eso. Y empezaremos todo otra vez. Tú y yo estamos siempre aprendiendo. Y yo estoy en tu equipo. Nosotros estamos en esto juntos».

Vía: ideal.es/granada/

¡No, es NO!

Artículo de Rosa Maldonado sobre la conferencia Aprender a educar que se impartió en El Ejido el día 19 de noviembre.image

Más de una vez me han dicho eso de: ¡Cuándo seas padre (en este caso madre) comerás huevos! Y no le niego a nadie la mayor de que educar a un hijo no es que sea una tarea difícil si no complicadísima, y me quito el sombrero ante todos aquéllos que los hacen (mejor o peor), a su manera.

Como ya supondréis no tengo hijos pero me atrevo -a veces no acertadamente- a juzgar cómo la gente de mi alrededor educa a los suyos. Quizás el día de mañana sea yo quien me las tenga que tragar dobladas y recibir consejos de los demás, cosa que espero llevar bien porque las críticas no nos gustan a nadie.

Cada Navidad se me atraganta algún polvorón cuando salen en televisión niños que a muy temprana edad -incluimos adolescentes- muestran orgullosos que Papá Noel o los Reyes Magos -los súper papis- les han regalado una mega tablet de última generación o un smartphone que muchas veces ni el propio padre lo lleva. Por fin, ayer, me sentí entendida cuando Pedro García Aguado (más conocido por su faceta en la tele como Hermano Mayor) y Francisco Castaño (profesor de secundaria) que se encargan de ayudar a jóvenes con trastornos conductuales, desmotivados o fracaso escolar explicaron que la sobreprotección parental lleva los padres a darles a sus hijos todo pensando que de esta forma el amor de estos va a ser mayor sin tener en cuenta las consecuencias que tienen actos tan simples como REGALAR EN PROPIEDAD a un menor un arma tecnológica que puede hacer más daño del que pensamos. El IPAD/teléfono/ordenador debe ser de los padres que son quienes CEDEN a su hijo el uso bajo su tutela.

Las explicaciones, muy ilustrativas y difíciles de condensar en unos cuantos párrafos, eran muy elocuentes: “No por tener un coche se sabe conducir; hacer un hijo no es saber educarlo”, afirmaba García Aguado quien puso la propia educación de sus hijas (una redonda y otra cuadrada) como ejemplo práctico al igual que su compañero Castaño.

Si me permitís voy a resumir en algunas líneas las ideas más destacadas que yo extraje de esta interesante charla que nos puede servir a todos en algún momento de nuestra vida para la educación de nuestros hijos, sobrinos, nietos…

1. Sobreprotección.

No hacer sentir a los niños centro del universo, ya que a la larga termina pasando factura.
No se les puede dar todo pensando que así nos querrán más (móviles, tablets, televisión, juguetes…). Se pueden convertir en niños que no acepten la frustración y en un futuro tiranos que exigen cada vez más porque no aceptan un NO por respuesta. Hay que mantenerse firme en nuestras normas. Ejemplo: Una madre le da a su hijo fruta para merendar y él no quiere, quiere chocolate. La madre insiste pero el niño llora y patalea hasta que al final se sale con la suya y come chocolate.

2. No hay que ser padres guays. Ser guay para un hijo es tener a unos padres como colegas, y a los colegas no se les respeta porque no permites que te impongan normas. “Si no tenéis autoridad dejáis a vuestros hijos huérfanos”, afirman.

3. No ser padres autoritarios que griten y no escuchen a sus hijos aunque sean excusas lo que vayan a poner por cualquier ‘trastada’.

4. Modelo de educación idóneo. Los modelos educativos de padres autoritarios, sobreprotectores o guays generan en el menor frustración y violencia, lo que puede conllevar un acercamiento peligroso al mundo del alcohol y las drogas. El modelo educativo idóneo pasa, entre otros aspectos, por:

Poner castigos reales y no levantarlos bajo ningún concepto, ya que los castigos son necesarios.
No gritar.
En las decisiones importantes los padres se deben poner de acuerdo y no desautorizarse uno a otro ni cuando están separados. Unos padres permisivos cuando digan una vez que NO tendrán problemas con el hijo y a medida que crecen esta situación se agravará.
5. No hay que educar a todos los hijos por igual, ya que los caracteres son diferentes. Cuántas veces hemos escuchado a un padre decir eso de: “No sé por qué es mi hijo así con nosotros si los he educado a todos por igual y el resto no hacen estas cosas”.

6. Los padres deben obligar, poner normas y límites. Los hijos que tienen normas y límites se sienten seguros, la inseguridad la tienen si las sobrepasan.

Es bligación de un hijo recoger el plato de la mesa después de comer, llevar la ropa sucia al cesto…
Es norma que no puede coger la tablet u ordenador con internet hasta el fin de semana.
El límite es que sólo podrá utilizar internet 2 horas en el fin de semana.

7. El niño emperador. Si un niño se comporta mal es porque se lo hemos enseñado. Le hemos enseñado a salirse con la suya y a imponer siempre su voluntad. “Más vale una pataleta de un niño de 3 años que una en un adolescente de 18 que puede derivar en insultos e incluso en agresiones hacia los padres”, explican.

8. Educar en valores: Esfuerzo, respeto, responsabilidad y perseverancia.

9. Cuidado con las nuevas tecnologías. Si tu hijo tiene un móvil o una tablet no es suya, no se la regalas: SE LA CEDES, ya que de esta forma tú tienes el control sobre ese aparato.

Un niño o un adolescente no necesita un móvil dentro del colegio o instituto, se queda en casa y a la vuelta lo coge. Especial atención y cuidado con los ordenadores y redes sociales ya que a edades tempranas son focos donde de forma fácil coquetean con el mundo porno, tienen acceso a las drogas e incluso se utilizan entre los propios menores para acoso entre compañeros. Un ejemplo real es el de una niña canadiense menor de edad que envió un vídeo de sus pechos a su ‘novio’. El vídeo circuló por los chats y la niña se ha suicidado.

Como bien he dicho al principio, resumir una charla de dos horas en unos párrafos es muy complicado y más teniendo en cuenta todos los flecos que en ella se tocaron. Recomendaría a todo aquel que pudiera que asistiera a alguna de esas charlas con las que están recorriendo España o en su defecto leerse el libro ‘Aprender a educar’ de estos dos máquinas: Pedro G. Aguado y Francisco Castaño.

Gracias por abrir los ojos a la realidad porque la educación de los niños, adolescentes y futuros hijos serán quienes marquen la historia y, esperemos que el progreso, de este país.

Recordad, tal y como nos transmitieron Aguado y Castaño que “no hay fórmulas máginas para educar, simplemente hay que utilizar el sentido común”.

image

Vía: http://rosamaldonado.bligoo.es

Conferencias en Fuentes de Ebro y Borja (Zaragoza)

PRÓXIMAS CONFERENCIAS APRENDER A EDUCAR EN FUENTES DE EBRO Y BORJA (ZARAGOZA)

ORGANIZA EL DEPARTAMENTO DE BIENESTAR SOCIAL Y FORMACIÓN DE DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE ZARAGOZA, DENTRO DEL MARCO DEL PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE VIOLENCIA, CON EL OBJETIVO PRINCIPAL DE PREVENIR EL FRACASO ESCOLAR, TRASTORNOS DE CONDUCTA, VIOLENCIA FAMILIAR, VIOLENCIA DE GÉNERO Y CONSUMO DE DROGAS.

imageimage

«Educar: autoridad y amor»

Éxito rotundo del arranque del tercer curso de la Escuela de Padres de IDEAL con Pedro García, ‘Hermano Mayor’ y Francisco Castaño

image

Llegan, pero no traen un manual de instrucciones bajo el brazo. «Se da por supuesto que los sabemos educar». Son los hijos. El tesoro más preciado de los padres, lo que más quieren y por lo que, incluso, matarían. Educarlos no es sencillo, requiere un constante trabajo que solo da resultado si se hace bien. ¿Cómo? «Con autoridad y amor». Pedro García, conocido más por sus apariciones como ‘Hermano Mayor’ en Cuatro, dio junto al educador Francisco Castaño la clave para convertir a los hijos en personas «capaces de vivir en nuestra sociedad, que es cada vez mas complicada». Lo hizo en la inauguración del tercer curso de la Escuela de Padres que organiza IDEAL y que llenó el Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada

La tarea de afrontar la educación de los hijos fue el eje sobre el que Pedro García y Francisco Castaño centraron una conferencia en la que pareció sencillo criar a un pequeño. Pero no lo es. Más en un entorno cambiante que sumerge a los niños y adolescentes en nuevos problemas. La clave es estar siempre en el medio. Moverse en una amplia pero complicada línea que separa el coscorrón del colegueo, el padre autoritario del padre sobreprotector.

«Este último es el que abunda en la actualidad», recordaron ambos. «Tener cierto grado de sobreprotección sobre nuestros hijos no es la mejor manera de educarlos, porque podemos crear hijos tiranos y al final acabar sometidos a ellos», contó Francisco Castaño. Pedro García le cortó: «Somos unos tiranos desde que nacemos, pedimos mamar cada tres horas. El problema es que hay niños de cuarenta años que se siguen comportando así».

image

García Aguado, que inauguró la Escuela de Padres de IDEAL en diciembre de 2012, muestra de esta forma su compromiso con el proyecto social de este diario, que está siendo cada vez más demandado por la sociedad granadina. Junto a Francisco Castaño presentaron el libro ‘Aprender a educar. Herramientas para prevenir el fracaso escolar y el mal comportamiento’ y firmaron ejemplares entre los asistentes.

Bajo este prisma de sobreprotección dieron seis claves para educar a los hijos: comunicación, empatía, valores, esfuerzo, responsabilidad y perseverancia. La suma de ellas implica querer a los hijos, pero ser a la vez un referente al que respetan. «Los hijos ‘piden’ normas y padres serios. Quieren que les digamos que no». Esto es lo que permite, según Pedro García, «conseguir que los hijos no se conviertan en emperadores de la casa».

El trabajo empieza desde el momento en el que la pareja decide tener un hijo. Ahí comienza la educación del futuro vástago. Todo lo que se haga será ejemplo y consecuencia. «Si cuando llora siendo un bebé porque no quiere ponerse el cinturón se lo desabrochamos, luego no será el cinturón. Ellos ya han ganando una batalla», recordó Francisco Castaño. O lo que es lo mismo, «cuando los niños son pequeños los problemas son pequeños, pero cuando los niños son grandes los problemas toman importancia».

Nuevas tecnologías

image

Hay que hacerlo en el entorno más complicado de la historia. Las nuevas tecnologías han abierto un universo para los hijos con el que los padres no crecieron y que obliga a volver a aprender para evitar problemas. «El 80% de los padres que fue advertido de que su hijo era acosador o acosado a través de la red no era consciente de ello», apuntó Francisco Castaño. «Ahora se puede acosar o ver ‘porno’ con catorce años desde la silla del ordenador o desde el móvil», aseguraron. Por ello, los padres tienen que tomar el mando.

Tanto Pedro García como Francisco Castaño invitaron a los padres presentes a conocer todo movimiento tecnológico de sus hijos. Controlar y leer WhatsApp, Facebook, Twitter o cualquier otra red social. A la par, les instaron a estar pendientes del historial del ordenador o a conocer la clave del teléfono móvil de sus hijos para tener acceso a él cuando se estime oportuno. Los dos ponentes lo tienen claro. Antes que el derecho a la intimidad está el deber de un padre a educar a sus hijos. «Somos nosotros los que mandamos, aunque esto conlleve peleas», afirmaron seguros.

Pedro García y Francisco Castaño volverán en enero
Pedro García, conocido por su programa de Cuatro ‘Hermano Mayor’, y Francisco Castaño, profesor de Secundaria, regresarán a Granada en el mes de enero. Lo harán después del gran éxito que supuso ayer el comienzo de la Escuela de Padres de IDEAL para este curso 2014/2015. El compromiso lo adquirieron ante más de medio millar de personas que se dieron cita en el interior del Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada para este evento, que superó todas las expectativas.

Vía: ideal.es

Extraordinaria conferencia del Hermano Mayor y Francisco Castaño

La presencia de Pedro García Aguado, coach del programa de televisión “Hermano Mayor” batió todos los récords habidos y por haber. Una hora antes del comienzo de la conferencia que ofreció en el Centro Social, la cola de personas para acceder a la misma, daba la vuelta por el Museo del Juguete, atravesando la calle La Vía.

imagePedro Aguado y Francisco Castaño

El acceso al auditorio del Centro Social está limitado a poco más de 400 personas, por lo que se llenó en apenas unos minutos. En la calle se quedó casi el mismo número de gente que estaba dentro. Antes esta situación, el propio Pedro García Aguado y su compañero de conferencia, Francisco Castaño, profesor de secundaria, salieron junto con la edil de Bienestar Social, Pepa Sivera a la calle para disculparse con los que se quedaron fuera.

Un gesto que demuestra la sencillez y humildad que ambos tienen, además de que prometieron que volverán en el mes de enero a la ciudad. La gente aplaudió la deferencia que tuvieron con ellos aunque se quedaron sin poder escuchar la conferencia.

Bajo el título “Aprender a Educar”, tanto Pedro García como Francisco Castaño fueron desgranando el modelo educativo desde los años 60 hasta la actualidad. Repasaron las conductas tanto de padres como de hijos, mezclando situaciones personales con otras más generales. El público durante varios momentos de la conferencia tributó ovaciones a los oradores.

La conferencia fue extensa y sobrepasó las dos horas de duración. A la finalización de la misma, llegó el turno de preguntas que algunos de los presentes les formularon y que fueron contestadas por los ponentes.

El público tuvo la oportunidad de adquirir el libro que ambos han escrito que lleva por título el mismo que el de la conferencia, ellos con enorme amabilidad estuvieron firmando los ejemplares y también dieron toda clase de facilidades para que las personas que quisiesen se pudiesen fotografiar con ellos.

Enorme éxito de una conferencia que por su temática a buen seguro que ayudará en la educación de sus hijos a más de un padre que asistió a la misma.

Vía: denia.com

IDEAL retoma su Escuela de Padres con Pedro García Aguado, ‘El hermano mayor’

 El conductor del conocido programa televisivo estará acompañado por el profesor de ESO Francisco Castaño y el juez Emilio Calatayud, coordinador de la iniciativa

IDEAL ha reclutado a Pedro García Aguado, el conocido conductor del programa televisivo ‘El hermano mayor’ (Cuatro), para retomar su Escuela de Padres, una iniciativa de este periódico que coordina el titular del Juzgado de Menores 1 de Granada, Emilio Calatayud, una autoridad en la materia.

Será este próximo lunes, día 3 de noviembre, a partir de las siete y media de la tarde en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada, en el Campus de Fuentenueva, en la avenida de Severo Ochoa de la capital granadina.

Se da la circunstancia de que fue el propio García Aguado el que inauguró la Escuela de Padres de IDEAL en diciembre de 2012. Desde entones, centenares de personas han asistido a un foro que pretende ofrecer a los padres y los profesionales que trabajan con menores herramientas para formar a los jóvenes y adolescentes.

Y a eso vuelve García Aguado a Granada, a dar pautas que puedan servir para educar. De hecho, su último libro se titula: ‘Aprender a educar. Herramientas para prevenir el fracaso escolar y el mal comportamiento’ (editorial Grijalbo), un tratado que ha escrito junto al profesor de ESO Francisco Castaño Mena.

El autor del prólogo la obra es precisamente Emilio Calatayud. En esa introducción, el magistrado ofrece un retrato de los próximos ponentes de la Escuela de Padres de IDEAL que resulta muy ilustrativo. «Pedro García Aguado y Francisco Castaño Mena son dos tipos valientes. El primero, supongo que a estas alturas de la película habrá pocos que no lo sepan, se hundió en lo personal al mismo tiempo que tocaba el cielo en lo deportivo. Fue campeonísimo del waterpolo y drogadicto. Conoció los extremos de la vida a la vez. Y fue valiente porque quiso y pudo salir del fondo para reinventarse. También quiso y pudo bajar de la cumbre, que, como dicen los alpinistas, es lo más complicado. Y todo eso lo ha puesto al servicio de los demás. ¿Por qué? Porque es valiente.

Francisco Castaño no le va a la zaga en valentía. Es profesor de ESO, un oficio que requiere valor, y ha sido pionero en buscar una vocación a los alumnos desmotivados y tímidos para los estudios. Yo siempre defiendo que los niños, aunque sean problemáticos, tienen que estar en la escuela, que la sociedad tiene que esforzarse en encontrarles un sitio en el mundo. Lo fácil es expulsarlos y lavarse las manos. Mi experiencia como juez de Menores me ha enseñado que todos valemos para algo».

Un poco de historia

En la Escuela de Padres de IDEAL han impartido clases, entre otras, personalidades como el educador y actor malagueño Pablo Pineda, que, pese a estar afectado por el síndrome de Down, logró una diplomatura universitaria, la psicóloga Olga Bertomeu; Rocío Ramos-Paúl, la psicóloga infantil conocida por ser la conductora del programa ‘Supernanny’; el también psicólogo Javier Urra o el filósofo y educador José Antonio Marina.

El coordinador de la iniciativa, el juez Calatayud, además de desarrollar su labor como magistrado de Menores, es autor de los libros ‘Reflexiones de un juez de Menores’, ‘Mis sentencias ejemplares’ y ‘Buenas, soy Emilio Calatayud y voy a hablarles de…’, que ha sido publicado este año por la editorial Alienta (Grupo Planeta).

La Escuela de Padres de IDEAL nació de la constatación de que no son pocos los padres que se sienten superados y desorientados. El palo y tente tieso de la dictadura quedó atrás y surgieron numerosas corrientes psicopedagógicas que abogaban por la libertad y el trato de igual a igual entre padres e hijos. Se pasó de un extremo al otro, lo que unido al avance de Internet ha alumbrado familias que necesitan herramientas y consejos para educar

Vía: http://www.ideal.es/granada/

Próxima conferencia en Dénia (Alicante)

El próximo jueves día 30 de octubre a las 19:30 en el centro social de Dénia conferencia APRENDER A EDUCAR. CÓMO HACER DE NUESTROS HIJOS PERSONAS FELICES.

Cartel DeniaComenzamos esta nueva temporada de conferencias, como podéis ver en la web vamos informando de donde y cuándo se imparten.