WhatsApp, ¿un peligro para los menores?

El peligro del WhatsApp en menores

image
WhatsApp se ha convertido en un fenómeno mundial para mayores y pequeños. En España hay 20 millones de usuarios que ya lo usan y cada uno de ellos lo comprueba 150 veces al día. Concretamente, el 76 por ciento de los niños de 11 a 14 años lo utiliza habitualmente. Por eso, es muy importante que los padres conozcan los riesgos de que sus hijos utilicen WhatsApp.

5 cosas que los padres deben saber de WhatsApp

1. La inseguridad. WhatsApp no está considerado como una red social, pero tampoco es un simple servicio de mensajería. Esta aplicación permite no solo comunicarse, sino también crear grupos y compartir imágenes, links, contactos y ubicaciones. Sin embargo, al no ser considerada como una red social, no sigue una normativa de seguridad como tienen Facebook o Twitter, que deben de cumplir con unas estrictas medidas que aseguren la intimidad de sus usuarios.

2. La edad permitida. Empezar a utilizar WhatsApp no supone ningún requisito previo. Cualquier menor que quiera disponer de la aplicación, tan solo deberá descargársela e instalarla, facilitando a la aplicación sus datos personales y una fotografía. Sin embargo, las acciones que posteriormente va a poder realizar el niño con esa aplicación sí necesitan habitualmente de una autorización.

Así, un niño menor de 14 años no puede autorizar a que alguien obtenga sus datos personales, ni tampoco puede autorizar a nadie a que obtenga fotografías suyas. Ninguna de estas cosas las puede realizar sin autorización de sus padres, en cambio, WhatsApp permite a un niño realizar todas estas cosas sin que los padres tengan que autorizarlo.

3. El riesgo de la inmediatez. La inmediatez tiene muchos beneficios, sin embargo, tiene un gran inconveniente para los menores. A veces, es normal ver cómo niños y adolescentes actúan con demasiada celeridad, algo que normalmente les induce al error. Actúan por impulsos y, lo que habían dicho, compartido o enviado en ese momento por WhatsApp, instantes después es motivo de arrepentimiento. Sin embargo, la inmediatez implica que ya sea demasiado tarde para rectificar.

4. La desinformación. No se sabe qué pasa con los mensajes privados que los niños intercambian entre sí, ni con las fotos que se mandan unos a otros. Hay un gran nivel de desinformación en cuanto al cómo funciona la compañía: si guarda copias de las conversaciones, dónde se almacenan las imágenes e información que se envía y el nivel de seguridad que utilizan con los usuarios.

5. La facilidad de acoso. Cuando un niño da su número de teléfono a otra persona, está permitiendo que acceda a su información pública del WhatsApp. Compartir foto, dirección, teléfono y otros datos personales en esta aplicación hace que el acoso sea más fácil. Un posible acosador puede saber, a partir de esa información, el aspecto físico del niño, su ubicación o la hora a la que se conecta.

Pautas que deben seguir los padres con sus hijos

1. Enséñale a proteger su intimidad. Los padres deben enseñar a sus hijos a proteger su intimidad. Para ello, es necesario que le conciencies de que, cuando utiliza WhatsApp, debería hacerlo pensando que sus conversaciones son públicas. Esta idea les hará pensar sobre qué cosas realmente compartiría si supiera que van a ser vistas por terceras personas, o de si aquello que le cuenta a un amigo pudiera ser leído por el resto de compañeros de clase. Intentar que se den cuenta de que esta aplicación no les proporciona un espacio privado es el primer paso para que piensen antes de actuar.

2. Infórmale de las consecuencias. Las acciones que se realizan desde WhatsApp en ocasiones pueden ser motivo de delito. Por eso, es necesario que le expliques a tu hijo todas las posibles consecuencias de lo que haga con esta aplicación, como por ejemplo, lo que supone enviar una foto que atente contra su dignidad o la de otros menores. Es una forma de hacerles ver la diferencia entre lo que es broma y lo que se puede convertir en un delito.

3. Ponte al día. Tu hijo no va a dejar de utilizar una aplicación que usan la mayoría de los niños de su edad y que además es gratuita. Por eso, lo importante es que le enseñes a usarla con responsabilidad. Adaptarse a los cambios tecnológicos te ayudará a entender lo que hace tu hijo y a darle consejos útiles que le orienten a una correcta manera de utilizar, en este caso, el WhatsApp.

Patricia Núñez de Arenas

Vía: hacerfamilia.com

El 25 de septiembre sale a la venta nuestro libro

LIBRO – Aprender a educar . Evitar el mal comportamiento y el fracaso escolar : Pedro García Aguado & Francisco Castaño Mena (Grijalbo – 25 septiembre 2014)

 

B-Aprender a educar

 

SINOPSIS
«Los niños son unos vagos y los adolescentes están desmotivados. No serán nada el día de mañana.» 
¿Podemos, como padres, sostener este tipo prejuicios y, aún peor, conformarnos con ellos?
No. Por supuesto que no. Pedro García Aguado, orientador juvenil y conductor del programa Hermano mayor, y Francisco Castaño Mena, educador especializado en chavales con problemas de conducta, han puesto en marcha el proyecto «Aprender a educar» con el fin de sensibilizar a padres y a educadores en general sobre las necesidades educativas de los niños y jóvenes.
En este libro, que amplía las ideas que ofrecen en sus conferencias, hablan a los padres y a los profesores de tú a tú, y recuerdan temas esenciales como los valores, las normas, los límites, enseñar con el ejemplo, la confusión respecto al castigo o cómo motivar y estimular los talentos de nuestros hijos.

Con un estilo franco y directo, más que un manual, los autores pretenden mostrar con pautas cotidianas la manera de educar para que niños y adolescentes sean autónomos, empáticos y felices. Para que sean los adultos que desean ser y deseamos que sean el día de mañana.

Descubren por qué la marihuana puede producir esquizofrenia

26 mayo 2014 a las 11:22 – Roberto Mendez en http://www.medciencia.com/

marihuana

Últimamente parece que estamos de enhorabuena respecto a los estudios procedentes de España, que es el país desde donde os escribimos. Y, curiosamente, el último estudio que os comentamos también hablaba sobre el cannabis o marihuana, pero aquella vez se trataba deluso de aceite de cannabis para tratar la fibromialgia, eliminando su componente psicoactivo. Esta vez no hablaremos de sus beneficios, sino precisamente de los males que puede provocar este componente, el tetrahidrocannabinol, pues se sabía que podía llegar a provocar algunos trastornos mentales por su abuso. Ahora ya sabemos como lo hace.

El origen de la esquizofrenia a nivel cerebral

esquizofrenia1

El estudio, llevado a cabo por los investigadores del Consejo superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, y dirigido por Javier Garzón Niño, del Instituto Cajal, ha descubierto como los cannabinoides controlan la activación de algunas áreas nerviosas del cerebro. De igual forma, el consumo desordenado de la sustancia desactiva un mecanismo con más intensidad de la necesaria, dando lugar a los temidos trastornos mentales como pueden ser la esquizofrenia o la psicosis.

Algunas alteraciones en los neurotransmisores como son el glutamato y la dopamina, cuando coinciden en unas áreas cerebrales específicas, se manifiestan en forma de diferentes conductas como podría ser la esquizofrenia. Existen factores genéticos que hacen a unos individuos más vulnerables que otros a la enfermedad, pero si nos fijamos en los factores ambientales o malos hábitos como es el consumo de cannabis u otras drogas, las cosas pueden acelerarse (e incluso aumentar su intensidad).

Según un estudio sistémico de las posibles alteraciones genéticas y epigenéticas, la alteración del sistema nervioso no sería la principal causa de la aparición de la esquizofrenia, sino que se debería fundamentalmente a una mala función de un receptor determinado del glutamato: El NMDAR. Por ello, al no haber suficiente glutamato para contrarrestar, la dopamina aumenta su efecto y acaba provocando la psicosis y la esquizofrenia.

El papel del cannabis en la esquizofrenia

esquizofrenia

Esencialmente, el sistema cannabinoide endógeno que poseemos desde el nacimiento es bueno, ya que controla la unión del glutamato a su receptor NMDAR y da lugar a procesos neurológicos como son la memoria o el aprendizaje. Los cannabinoides inhiben este receptor, y así se mantiene todo el sistema en un equilibrio fisiológico sin alteraciones.

Sin embargo, como todo equilibrio, el sistema es delicado y tiene sus puntos débiles. Aquí es donde entran en juego los cannabinoides exógenos o externos, es decir, el abuso de la marihuana. Su consumo aumenta de forma desproporcionada la inhibición del receptor NMDAR del neurotransmisor glutamato, dando lugar a un mayor efecto de la dopamina de forma intensa, y finalmente provocando la psicosis.

Para evitar que todo esto suceda, se ponen en marcha mecanismos de liberación del receptor NMDAR, pero todo esto puede desconectar el sistema, dando lugar a una vulnerabilidad que provocaría la esquizofrenia.

Así lo explica el investigador principal, Javier Garzón:

“El abuso del cannabis rompe el preciado equilibrio entre excitación (NMDAR) e inhibición (cannabinoides endógenos) y empuja el plato de la balanza hacia la inhibición, y por tanto permite una mayor actividad de aquellos otros sistemas controlados negativamente por el NMDAR, como el dopaminérgico”

Finalmente, según comentan los investigadores del CSIC, si se abusa del consumo inhalado de esta sustancia se pueden producir cuadros de psicosis reversibles. Pero si se sigue repitiendo la mala conducta, los daños del sistema nervioso pueden ser duraderos. Además, si a esto le sumamos una predisposición genética, la facilidad para llegar a la esquizofrenia es todavía mayor.

Vía | CSIC.

Facebook lanza un portal en España para prevenir y hacer frente al acoso

La red social Facebook ha puesto hoy en marcha en España el Centro para la Prevención del Acoso, un portal con recursos para ayudar a frenar y a gestionar los casos de ciberbullying.

Imagen

El portal ofrece consejos y guías para que especialmente los más jóvenes, pero también padres y educadores, estén más informados sobre cómo afrontar posibles conflictos y desencuentros en la red social.

El Centro para la Prevención del Acoso recopila herramientas de actuación que van desde la sugerencia de solucionar los conflictos desde el diálogo, sólo para situaciones en las que el afectado no tenga “miedo” ni se sienta amenazado, a mecanismos de denuncia y bloqueo de usuarios.

Se trata de una iniciativa conjunta de Facebook y el Yale Center for Emotional Intelligence que cuenta con el apoyo y asesoramiento de organizaciones especializadas en combatir el acoso, como las españolas GSIA, Protégeles y Alia2.

Al portal se accede automáticamente cuando se denuncia un hecho en Facebook o desde la dirección http://www.facebook.com/safety/bullying.

En todo momento se incide en el mensaje de que el acoso “nunca es aceptable” y se trata de brindar unas líneas generales de actuación tanto para la persona que se siente acosada, para sus amigos, familiares o profesores, así como para el usuario que sea acusado de estar acosando a otros.

Además de recordar las herramientas existentes en la red social (configuración de privacidad, posibilidad de reportar contenidos, bloquear o eliminar usuarios, etcétera), sugiere formas de abordar conversaciones cara a cara con adolescentes que puedan sentirse atacados.

También cuenta con información sobre los pasos que se han de seguir si se piensa que un usuario se encuentra en riesgo de suicidio y ofrece enlaces a recursos externos de organizaciones especializadas en luchar contra el ciberacoso.

 

Via: El Periodico de Aragón

Fuente: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/sociedad/facebook-lanza-portal-espana-prevenir-hacer-frente-acoso_943395.html