¿Podemos tener todo lo que queremos? ¿y nuestros hijos?

Hola, soy Francisco Castaño. Este fin de semana, he andado por uno de tantos centros comerciales que hay en nuestra geografía. Las rebajas, son un buen reclamo publicitario, y también una buena oportunidad para comprar lo necesario a mejor precio. De hecho, debemos necesitar muchas cosas. Estaba todo a tope.

Pero no quiero hablar aquí de las rebajas. Simplemente de algo que he ratificado, en un centro comercial en el que estuve. -El uso de la palabra NO.- Niños que piden alguna cosa, y ante el no, de los padres, reaccionan con una pataleta. Al final, se van con su apreciado capricho, y sobre todo con una gran lección aprendida. Cuando quieren algo, no tienen más que protestar, en mayor o menor medida, y lo consiguen.

El problema, es que la rabieta de un niño de 3 años, no es la misma que la de uno de 16. Y lo que piden, tampoco es lo mimo.

Anuncios