No te dejes manipular por tus hijos

 Dale a tu hijo lo necesario, no todo lo que te pida. Sino no estará satisfecho con nada. No es lo mismo ser comprensivo que permisivo.

 No cedas a sus chantajes ni rabietas. Si tienes claro que algo que te ha pedido no se lo vas a consentir, da igual lo que él haga.

 Ir siempre padre y madre a la una, los niños aprovechan la falta de entendimiento o de comunicación entre los padres, para conseguir lo que quieren.

 En caso de que negocies con él algo, recuerda que lo primero que ha de hacer es cumplir su parte del trato.

 No todo se negocia, los padres tienen autoridad sobre los hijos y hay cosas que las han de hacer porque son sus responsabilidades.

 Lo obligatorio se refuerza, no se recompensa. Si siempre que hace algo bien le das un premio, no sabrá hacer nada sin recompensa material.

 Mantener en casa unas normas y límites claros. Esto ayuda a que el niño sepa que puede hacer y pedir y que no.

 Muy importante decir ͞no͟ pero sobre todo mantenerse en el ͞no͟. Una vez dicho no cambies.