Cómo actuar ante los celos entre hermanos

  • En caso de que vayamos a tener un hermanito nuevo en casa conviene ir metalizando al niño antes de que nazca el bebé y decirle que nos tendrá que ayudar a cuidarlo.
  • Intentar no cambiar la rutina del niño cuando nazca su hermano, horarios, juegos, comidas…
  • Préstale atención y haz que te ayude con el bebé, sabemos que es un poco complicado ya que la llegada de un bebé a casa produce un poco de estrés a todos los miembros de la familia, pero lo hemos de hacer en la medida de lo posible.
  • En el caso de que haya celos, como padres hemos de aceptar que nuestro hijo o hija los tenga y ser comprensivos con él. No los hemos de negar o ignorar, simplemente hemos de hablarlos con ellos para que nos digan el porque y entenderlo.
  • Valorar lo que hace bien, el refuerzo positivo es lo más importante en la educación.
  • Hacer cosas con ellos para demostrarles que no han de tener celos. Dedicarles más tiempo y hacer actividades juntos. Esto lo deben hacer ambos progenitores, puede que los celos solo sean por el trato preferente que ellos creen que tiene uno de los dos, mamá o papá, con su hermano o hermana.
  • No hacer comparaciones con los hermanos, ni con nadie, cada uno es único y tiene sus fortalezas y sus debilidades. Si queremos que un hermano se equipare al otro en estudios o en cualquier otra faceta y lo comparamos, esto producirá un efecto rebote que hará que los celos aumenten todavía más y la relación entre ellos se detiorará.
  • Mostrarle cariño diciéndole lo que le queremos y también con muestras de afecto físico como besos y abrazos. Eso sí, en los adolescentes hacerlo en casa, en la calle no les sentará bien.
  • En caso de que los hermanos tengan un conflicto, no intervenir salvo en caso de que se les vaya de las manos y comentar lo que ha pasado, pero sobre todo no ponerse del lado de uno o de otro.