El fracaso como aprendizaje.

– Educar a tu hijo en la constancia, la perseverancia y el esfuerzo. Estos tres valores son fundamentales para salir adelante después de que algo no salga como se tenía previsto.

– Enseñar a tu hijo a gestionar la frustración. Está muy de moda hablar de educación emocional. Se les ha de enseñar a los hijos a identificar y controlar sus emociones. La frustración es una de ellas y genera rabia. Cuando algo no le ha salido como el esperaba y lo ve como un fracaso, hemos de entender que el niño, esté triste o enfadado. En ese momento lo mejor es dejar que se le pase antes de hablar con él. No va a querer escuchar y seguramente se enfadará más y lo pagará con los padres.

– No solucionarle todos los problemas ni concederle todo lo que nos pida. Sino creerá que todo es fácil o no aprenderá a hacer las cosas por él mismo, por lo que no se le esta enseñando a reaccionar ante la adversidad. Además si se hace esto, lo que hará será culpar de cualquier cosa, que no le salga como tenía previsto, a los padres, aunque no tengan nada que ver con ellos.

– Cuando tengamos un problema, reaccionar ante él buscando soluciones en vez de dándole vueltas al mismo. Recordad que se educa más con lo que se hace, que con lo que se dice.

– Márcale a tu hijo objetivos que pueda conseguir, si se le exigen cosas que no pueda alcanzar, nunca verán el esfuerzo como una forma de solucionar las adversidades y fracasos, sino como algo inútil ya que no consiguen lo que se les pide. Esto hará que dejen de intentarlo.

-Para tener éxito, es necesario haber fracasado y saber dar la vuelta al argumento. El éxito y el fracaso son dos grandes impostores y las personas de éxito, precisamente son las que primero han fracasado. No evites que tu hijo fracase, sino ayúdale a superar esas adversidades. Es la mejor enseñanza para poder triunfar en la vida.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049