No te dejes manipular por tus hijos

 Dale a tu hijo lo necesario, no todo lo que te pida. Sino no estará satisfecho con nada. No es lo mismo ser comprensivo que permisivo.

 No cedas a sus chantajes ni rabietas. Si tienes claro que algo que te ha pedido no se lo vas a consentir, da igual lo que él haga.

 Ir siempre padre y madre a la una, los niños aprovechan la falta de entendimiento o de comunicación entre los padres, para conseguir lo que quieren.

 En caso de que negocies con él algo, recuerda que lo primero que ha de hacer es cumplir su parte del trato.

 No todo se negocia, los padres tienen autoridad sobre los hijos y hay cosas que las han de hacer porque son sus responsabilidades.

 Lo obligatorio se refuerza, no se recompensa. Si siempre que hace algo bien le das un premio, no sabrá hacer nada sin recompensa material.

 Mantener en casa unas normas y límites claros. Esto ayuda a que el niño sepa que puede hacer y pedir y que no.

 Muy importante decir ͞no͟ pero sobre todo mantenerse en el ͞no͟. Una vez dicho no cambies.

Anuncios

Sobre la frustración

Para que un niño se sienta seguro y feliz, no le ha de salir todo bien. Simplemente tiene que saber que es lo que está bien y lo que está mal, o lo que hace bien o hace mal. También ha de ser consciente de sus fortalezas y sus limitaciones. Enseñar todo esto es labor de los padres. Y sobre todo hacerles las indicaciones para que aprendan a encontrar salidas a esas situaciones que a veces se les atragantan, pero no solucionárselas nosotros.
– A gestionar la frustración aprenden enseñándoles a identificar sus emociones. Si están enfadados o rabiosos, les explicamos porque y les decimos que son sentimientos que todos tenemos cuando no nos salen las cosas como teníamos previsto. Siempre después del efado.
– Hemos de predicar con el ejemplo. No podemos pretender que los hijos se calmen y busquen una solución a un problema, si nosotros reaccionamos de una forma poco cabal o incoherente.
– Tienen que aprender a esperar a que se pase el lloro o rabieta para poder pensar la respuesta o la solución con claridad.
– Dejar que sean ellos los que busquen las diferentes alternativas para solucionar el problema y no dándoles nosotros la solución o bien solucionándolo nosotros mismos. Los padres tenemos que ser pacientes y darles tiempo.
– Valorando las soluciones que han dado. Esto les ayuda a creer en ellos mismos y a verse capaces de salvar cualquier obstáculo que se les ponga por delante.

Como actuar ante los cambios de humor de un adolescente

  • Para entender a un adolescente, uno se ha de poner en su lugar y recordar cómo se piensa con esa edad. ¿Qué era lo más importante cuando tenías 4 años? Lo más seguro es que no fuese ser un hombre o mujer de provecho el día de mañana. Lo más importante podía ser que llegara pronto el sábado para estar con los amigos. Entender eso y no eximir que ha de cumplir con sus obligaciones ayuda mucho.
  • Habla con los hijos. Recuerda que hablar no es interrogar, sus gustos, sus cantantes favoritos, hablar de que hacíamos nosotros cuando teníamos su edad, ayuda a tener una buena comunicación y a ganarnos su confianza.
  • Cuando pongas una norma o límite, aprende a mantenerte firme y a hacer cumplirlo sin perder los nervios. Recuerda que gritar no ayuda, todo lo contrario, hace que no quieran escuchar.
  • En la adolescencia otra cosa que suele ocurrir es que los chicos o chicas cambien de amigos. No hay que juzgarlos ni criticarlos, estos son lo más importante. Es bueno saber con quién va, conocerlos y a veces dejar que los traigan a casa. Esto ayuda al adolescente a estar más tranquilo. Una de las causas que más discusiones provoca con los padres es la aceptación de sus amigos. Recuerda que los amigos los escoge él y que es importante que se encuentre a gusto con ellos.

Sobre los videojuegos

Uno de los productos más vendido en navidad son las videocónsolas y los videojuegos. Lo hay de todos los gustos y para todas las edades. Los que más de moda están, son los especialmente violentos y en demasiadas ocasiones los niños utilizan juegos no adecuados a su edad. Y aunque un videojuego se adapte a la edad del hijo, se ha de tener en cuenta si es adecuado por su contenido. Hay niños que no pueden usar según que tipo de juegos porque se ponen muy nerviosos o porque, según su maduración, no disciernen la ficción de la realidad. En todos los videojuegos está la clasificación por edades, pero también están regidos por el código PEGI (Pan European Game Information) es el mecanismo de autorregulación diseñado por la industria para dotar a sus productos de información orientativa sobre el contenido y la edad adecuada para su consumo.

CODIGO PEGI 👇

7CC48A1E-C998-42D4-BF1B-90EA6A2F174E

Cómprale el juguete adecuado

 Es bueno que los juguetes sirvan para fomentar la creatividad y la imaginación de los niños.
 El juguete tiene que ayudar a fomentar la comunicación y las relaciones familiares. Hay que procurar regalar juguetes que permitan, en algún momento, la implicación en el juego de los padres u otros miembros de la familia.
 Es necesario que los niños aprendan a aceptar derrotas y victorias, así como a cumplir las reglas del juego. Esto les ayuda a saber aceptar normas. Los juguetes con reglas o normas cumplen esta función educativa.
 Si se les regalan muchos juguetes a la vez, no saben con cual jugar y al final acaban no jugando con ninguno. Se ha de procurar que no tengan demasiados juguetes y si los Reyes Magos o Papá Noel son demasiado generosos, va bien racionalizar el uso de estos. O sea distribuir los juguetes por días.
 El juguete más adecuado para el niño, con el que más se va a divertir y con el que más va a aprender, no tiene nada que ver con el que está más de moda o con lo que cuesta. Muchas veces los padres se sorprenden de lo bien que se lo pasan sus hijos jugando con algún juguete viejo, roto o sencillo.
 Si el niño es excesivamente nervioso, va bien comprar juguetes que requieran que preste atención para jugar. Si es tímido, va bien juguetes que requieran de más jugadores para que aprenda a socializar.
 Los niños pequeños suelen tener un sentimiento de propiedad que a veces parece egoísmo. Los juguetes que necesitan ser compartidos para jugar son de gran ayuda a edades tempranas.
 No se les ha de comprar juguetes demasiado complicados y que no puedan usar solos. Recordad que ellos son los que han de poder sacarlos para jugar y por supuesto recogerlos. Fomenta la autonomía y aprenden a ser ordenados.