Como enseñar a tu hijo a esforzarse.

– No valores el resultado de lo que hace tu hijo. Valórale el esfuerzo que le ha costado hacerlo. Además de disfrutar más del resultado, le enseñará a luchar para conseguir lo que quiere.

– Si comete errores, no se los tapes. Tiene que aprender que todo el mundo comete errores y sobre todo que ha de corregirlos para seguir avanzando.

– Nos tenemos que olvidar de que con el mínimo es suficiente, tienen que intentar hacer las cosas lo mejor posible.

– No te has de preocupar solo por las notas, hay chicos y chicas que, por su capacidad, no necesitan esforzarse para aprobar. El problema llegará cuando con su capacidad no les baste y entonces se sentirán fracasados y no serán capaces de esforzarse para conseguirlo. Preocúpate por su trabajo diario y poténcialo, los resultados llegarán.

– No compares sus resultados, ni académicos, ni deportivos con los de otros niños. Enséñales a esforzarse para mejorar y sobre todo valórale ese esfuerzo. Tienen que aprender a mejorar cada día, no a ser mejores que los otros. Si los comparas y no llegan a ser como los otros, se rendirán y dejaran de esforzarse, además de afectar a su autoestima.

– No le concedas todos sus deseos, enséñale a ganarse las cosas con su esfuerzo

– Tienen que aprender a tener paciencia. Las cosas tardan en llegar, y los resultados del esfuerzo a veces no son inmediatos. Enséñale a esperar.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049

El fracaso como aprendizaje.

– Educar a tu hijo en la constancia, la perseverancia y el esfuerzo. Estos tres valores son fundamentales para salir adelante después de que algo no salga como se tenía previsto.

– Enseñar a tu hijo a gestionar la frustración. Está muy de moda hablar de educación emocional. Se les ha de enseñar a los hijos a identificar y controlar sus emociones. La frustración es una de ellas y genera rabia. Cuando algo no le ha salido como el esperaba y lo ve como un fracaso, hemos de entender que el niño, esté triste o enfadado. En ese momento lo mejor es dejar que se le pase antes de hablar con él. No va a querer escuchar y seguramente se enfadará más y lo pagará con los padres.

– No solucionarle todos los problemas ni concederle todo lo que nos pida. Sino creerá que todo es fácil o no aprenderá a hacer las cosas por él mismo, por lo que no se le esta enseñando a reaccionar ante la adversidad. Además si se hace esto, lo que hará será culpar de cualquier cosa, que no le salga como tenía previsto, a los padres, aunque no tengan nada que ver con ellos.

– Cuando tengamos un problema, reaccionar ante él buscando soluciones en vez de dándole vueltas al mismo. Recordad que se educa más con lo que se hace, que con lo que se dice.

– Márcale a tu hijo objetivos que pueda conseguir, si se le exigen cosas que no pueda alcanzar, nunca verán el esfuerzo como una forma de solucionar las adversidades y fracasos, sino como algo inútil ya que no consiguen lo que se les pide. Esto hará que dejen de intentarlo.

-Para tener éxito, es necesario haber fracasado y saber dar la vuelta al argumento. El éxito y el fracaso son dos grandes impostores y las personas de éxito, precisamente son las que primero han fracasado. No evites que tu hijo fracase, sino ayúdale a superar esas adversidades. Es la mejor enseñanza para poder triunfar en la vida.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049

Como actuar cuando tu hija o hijo se enamoran.

– Empatizar y ponerse en el lugar del hijo, así como recordar cuando se tuvo el primer amor, ayudará a entender mejor cómo se siente el adolescente al enamorarse.

– Aunque el enamoramiento es una fase en la que, los chicos o chicas, no hacen más que pensar en la pareja. Los padres se han de preocupar de que el hijo siga cumpliendo con sus responsabilidades y obligaciones. Aquí hará falta una

buena dosis de paciencia.

– Tener pareja se puede convertir en una situación de riesgo si el adolescente tiene la autoestima baja o no tiene las ideas claras. Déjale claro a tu hijo o hija que todo lo que haga lo tiene que hacer por qué le apetezca y no por sentirse obligado a ello.

– Si observas que el novio de tu hija, o a la inversa, le controla la forma de vestir o lo que hace, o bien le prohíbe ir con amigas, amigos u otra gente, ayuda a tu hija a tomar las decisiones que crea oportunas y apóyala en todo.

– Habla con tu hijo o hija sobre sexo y explícale la importancia que tiene el mantener una relación sana. También va bien que conozca los métodos anticonceptivos.

– Entiende y respeta lo que tu hijo te quiera contar sobre su pareja, está en un momento emocional complicado. Cuando el lo crea oportuno te hablará y contará lo que consideré oportuno. Solo le has de hacer saber que cuando quiera hablar contigo, estarás dispuesto o dispuesta a escucharle.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049

La competitividad. Una virtud o un defecto

La competición es buena como método de aprendizaje, no como el fin. En una competición se aprende a ganar, a perder, a gestionar la frustración, a entender que las cosas no llegan cuando uno quiere, a hacer amigos y a intentar superarse.

– El ejemplo que los padres transmiten a los hijos es muy importante. Si los padres actúan y se muestran con una actitud competitiva ante cualquier situación laboral o familiar, los hijos lo imitarán.

– Educa a tu hijo para que tome las decisiones de sus asuntos y deja que se equivoque, además de aprender a superar retos, entenderá que todo no va a salirle bien en la vida y tendrá que asimilarlo.

– Enseña a tu hijo a tener una actitud positiva ante la vida. Si no logra un objetivo, en vez de decirle que no ha salido, tu discurso ha de ser: que tienes que hacer para que te salga.

– Una faceta que más competitivos hace a los niños y que más frustraciones les provoca es el no aceptarse o quererse tal y como son. Viven en si yo fuera como ese, si tuviera lo del otro… Y se empeñan en intentar competir contra ellos mismos o demostrar que son mejor que los otros. Enséñale a aceptarse como es valorando sus cualidades y reforzando lo que haga bien.

– No compares a tu hijo con hermanos, amigos o compañeros. El sentirse comparado no es garantía de que vaya a hacer lo necesario para llegar donde está el otro. Lo más habitual es que ni lo intente, piense que su padre o su madre no le quiere porque no es como quieren que sea y además genere conflictos entre ellos. Muy acentuados cuando son hermanos.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049

Que hacer cuando tu hijo es el que hace bullying

– Si se recibe una llamada del colegio diciendo que vuestro hijo se está metiendo constantemente con uno o varios compañeros, no penséis que son cosas de niños y que exageran. Hablar con el tutor o tutora y tomar cartas en el asunto. Si no se trabaja de pequeño, de mayor causará muchos problemas a los padres.

– Un perfil de niño acosador es aquel que ha sido acosado y al cambiarlo de colegio suele tomar el papel de acosador. Si tu hijo ha sido acosado y lo has cambiado de colegio, hazle saber que lo que le hicieron a él es una conducta inadmisible y que no está bien hacerlo.

– Ser un buen ejemplo para los hijos, no teniendo actitudes violentas o de menosprecio hacia otras personas o incluso aunque estas personas salgan en la televisión.

– Vigila todo lo que vea o a los videojuegos que juegue. Los niños a veces no distinguen la ficción de la realidad y creen que lo que ven es una conducta normal. Todo ha de ser adecuado a su edad.

– Si ves por la calle o en la tele, junto a tu hijo, alguna actitud violenta o de menosprecio, explícale que eso no está bien y dile cómo se habría de hacer correctamente.

– Si ves que tu hijo no se relaciona correctamente con sus amiguitos, ayúdale a hacerlo correctamente explicándole y enseñándole estrategias que sea capaz de comprender por su edad.

– La humildad y el respeto es algo que se ha de enseñar a los hijos, él no tener que ser más que nadie, le enseñará a respetar a los demás.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049