Fortnite. Consejos para los padres

– La edad mínima recomendada, según los expertos, para jugar online es la de 13 años.

– El Fortnite es un juego online, o sea se relacionan a través de la red con personas, en muchos casos desconocidas, y esto puede generar riesgos innecesarios, ya que puede haber algún depredador detrás de cualquier jugador. Supervisar mientras juegan es necesario, sobre todo cuando son todavía jóvenes.

– Marcar un horario de uso y mantenerse firme en él. No hay que dejarse guiar por el típico: espera que acabe la partida. Esto puede llevar a discusiones a la hora de tener que dejar de jugar.

– Las vacaciones de verano son largas y se puede caer en el error de que como tienen mucho tiempo, pueden usarlo en lo que quieran. Lo que en algunos casos se convierte en horas y horas de videojuego. Recomendamos dejar jugar, a los hijos, como máximo tres días a la semana y no más de dos horas cada uno de los días.

– Es bueno que los hijos hagan otro tipo de actividades que les sirvan para moverse y para socializar con otras personas. Como actividades deportivas, casales en verano u otras en familia.

– Según el ultimo informe de la UE, España es el segundo país en obesidad infantil y uno de los factores es llevar una vida sedentaria. El Fortnite, como cualquier vídeo juego que enganche a los hijos, fomentan que no se levanten de la silla.

– En caso de que el hijo comience a dejar de hacer actividades por jugar o bien, si se generan conflictos para que deje el videojuego, buscar la ayuda de un profesional.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049

Los niños han de hacer deporte para disfrutar

– Es bueno que una de las actividades extraescolares de vuestros hijos sea la práctica de algún deporte. Recordad las ventajas tanto fisiológicas como a otros niveles.

– Los padres no somos los entrenadores. No debemos decir a los niños que han de hacer o como hacer y por supuesto no hemos de quitarles la autoridad. Eso hará que los niños se sientan inseguros y no respeten las órdenes de los entrenadores.

– Hasta los 14 años están desarrollando y aprendiendo. Todavía no tienen una gran fuerza muscular y les es más fácil adquirir técnicas nuevas, por lo que es bueno que prueben diversas modalidades.

– Hay que ser conscientes de las posibilidades de los niños o niñas y no pretender que estén por encima de ellas.

– No presionar ni pedir resultados a los niños, sino los alcanzan se sentirán incapaces. Animarlos y valorar su esfuerzo es lo mejor.

– Es importante explicar y enseñar a los hijos que el deporte requiere de una constancia y esfuerzo para obtener los resultados. No es un pasatiempo pasajero que pueden dejar cuando quieran. Salvo circunstancias especiales en las que los niños no se encuentren a gusto, debido a su dificultad o bien otras. Nuestro mensaje ha de ser que si empiezan habrán de acabar la temporada.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049

Como afrontar los suspensos.

– Cuando se reciben las notas, si no son buenas, no es un buen momento para hablar de ello. Dejar pasar una noche puede ser una buena estrategia para tratar el tema con el hijo estando calmados. En caliente se suelen decir cosas de las que luego uno se puede arrepentir.

– Explicar a los hijos que lo que toca, a partir de ahora, es ponerse a trabajar para recuperarlo. No centrarse solo en que ha suspendido, sino en lo que hay que hacer para superarlo.

– Es importante que cuando estén estudiando se les valore el esfuerzo, ya que esto les animará a esforzarse más y esto es el camino a los buenos resultados.

– Elabora el plan de estudios junto con tu hijo. Un horario con una rutina de lo que ha de hacer en ese tiempo. Distribuir el tiempo por materias y programarse antes de empezar lo que va a hacer de cada una de ellas. Esto ayudará a que sepa que es lo que tiene que hacer y además le será más fácil cumplirlo, ya que lo siente como suyo. Si se lo hace el padre o madre, lo puede ver cómo impuesto.

– Recuerda que lo obligatorio se refuerza, no se recompensa. O sea, valora lo que hace, pero no ha de obtener ningún regalo por hacerlo. Es su responsabilidad y así lo ha de aprender. No hay nada mejor para un hijo, que sus padres le reconozcan lo que ha hecho.

– Sobre todo recuerda que todo se educa y los hábitos de estudio también. Y un hábito se adquiere por repetición y constancia.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049

Como actuar con los hijos cuando hay conflictos familiares

– No se ha de criticar a ningún miembro de la familia, ni la forma de actuar de este, delante de los niños.

– Respetar y aceptar las costumbres de la casa donde se vaya aunque no sean las mismas que en se tengan en la vuestra. No pasa nada porque los niños se salten alguna norma de las que tienen en casa.

– No se ha de sobrevalorar la familia de uno y menospreciar otras. Esto confunde a los niños y les hace pensar que lo suyo es lo mejor. Han de aprender a valorar las diferencias y no compararlas.

– No entrar en el reto de las comparaciones de los hijos de uno mismo con los de los otros. Cada uno es diferente y único. Si los padres los comparan por notas, habilidades deportivas o cualquier otra cosa, es muy probable que entren en conflicto con los otros niños.

– Evitar discusiones con otros miembros de la familia en presencia de los hijos. El diálogo y una buena ración de respeto son las mejores herramientas para solucionar las diferencias.

– En el caso de que tengamos un conflicto con algún miembro de la familia, una reunión familiar no es el mejor momento para sacarlo a la luz. Es mejor intentar solucionarlo en otra ocasión y sin los niños delante.

– Los conflictos de pareja se deben de solucionar siempre sin la presencia de los niños. Sobre todo, esto se ha de tener más presente, en periodos vacacionales que se suele pasar más tiempo juntos, y estos conflictos suelen aflorar con más frecuencia.

– Respetar la relación que tiene el cónyuge con su familia. Si se interviene, se puede entrar en discusiones y sobre todo no intentar hacer partícipes a los niños haciendo que se posicionen a favor de la familia de su padre o de su madre.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049

Edúcales en la igualdad de género.

– No diferenciar entre niño o niña a la hora de hacer las tareas domésticas. Es bueno que los niños participen de estas tareas, fomenta la responsabilidad y la igualdad.

– Es importante que los padres transmitan con el ejemplo, los niños imitan lo que ven en sus referentes.

– Compra los juguetes en función de los gustos de los niños. No se ha de hacer distinción entre sexos.

– Intercambiar las tareas de casa, quien conduce cuando se va con los niños, quien los lleva a su actividad extraescolar o quien los acompaña a comprar ropa. Si lo hacen indistintamente el padre o la madre, ellos lo asimilarán como normal y no lo distinguirán por quien hace una cosa u otra.

– Cuando surja la ocasión hablarles de los derechos humanos. La igualdad ha de estar entre los sexos, pero también entre las razas y culturas. Si no discrimina en una faceta, tampoco lo ha de hacer en las demás.

– Habla con tu hija o hijo cuando veas que hay alguna situación de discriminación por razón de sexo. Muchas veces vemos situaciones de discriminación en la calle, la tele o en casa de algún conocido.

– Refuerza positivamente los comportamientos no sexistas de tus hijos. Esto les ayudará a volver a repetirlos.

– En caso de noticias de violencia de género, coméntalas con los hijos y dales una explicación, a parte de adecuada a su edad, que sea coherente con los principios de igualdad y la no violencia.

– En la adolescencia, estar atentos a las relaciones que tienen con sus parejas y si hay conductas no adecuadas, explícale porque no lo ha de hacer o no debe dejar que se lo hagan.

Pedro García y Francisco Castaño

Si tienes problemas con la conducta de tu hijo o hija nos puedes llamar al teléfono: 666-777-049