Deja crecer a tu hijo o hija adolescente

 No resuelvas sus problemas, lo han de hacer ellos. En caso de que sean muy complejos o se vea al hijo o hija muy bloqueado, aconséjale y oriéntale para que lo pueda hacer.
 Una de las características de la adolescencia es la impulsividad. Intenta enseñarle a pensar las cosas antes de tomar decisiones. Es algo que les cuesta, pero es necesario.
 Enséñale a marcarse objetivos concretos y a corto plazo, para que pueda alcanzarlos. Esto aumentará su autoestima y se sentirá bien como persona.
 Una de las cosas más importantes que se les ha de enseñar es a ser humildes. Esto les ayudará a aprender a aceptar sus errores y asumir sus responsabilidades y a pedir ayuda cuando lo necesiten.
 Deja que tome sus decisiones y si se equivoca, no le reprendas con que ya se lo habías dicho o cualquier otra cosa. Simplemente ayúdale para que corrija ese error. Es la mejor forma de que aprenda a ser una persona adulta.
 No pueden hacer ni tener todo lo que quieren en la vida. Han de aprender a elegir.
 Mantén una relación cercana con tu hijo o hija. Has de marcarle unos límites, pero es fundamental una buena comunicación para poder aconsejarle.
 Recuerda como eras tú a su edad y las cosas que para ti eran importantes. Esto te ayudará a entender mejor como piensa y como se siente. Además de que te permitirá intervenir lo justo en sus cosas para que vaya creciendo tanto en lo físico como en lo psicológico yemocional

Anuncios

Evita sobreproteger a tus hijos

El mayor error que estamos cometiendo, en la educación de los hijos, es la excesiva protección. Esto hará que no sepan valerse por si mismos cuando tengan que resolver las dificultades que se les van a presentar. Además de responsabilizar a los padres de todo lo que no les vaya como ellos tienen previsto.

¿Que podemos hacer para que esto no ocurra? Aquí van algunos consejos.

 Es bueno que haga actividades con otros niños. Apúntale a actividades socializadoras y deja que se junte con otros niños sin la presencia de los padres. Ha de adquirir habilidades sociales que le servirán para aprender a relacionarse correctamente.
 No le has de conceder todos sus caprichos y peticiones. Si lo haces no entenderá la palabra no y no sospechará que las cosas hay que ganárselas con esfuerzo y sobre todo que no se puede tener todo lo que uno quiere.
 No le resuelvas todos sus problemas, ha de aprender a solucionarlos por él mismo. Eso no quiere decir que no le hayas de ayudar, pero el que ha de pasar a la acción es tu hijo o hija.
 No debes de estar siempre encima de él para comprobar su bienestar, ni le estés interrogando continuamente. Lo mejor es trabajar desde pequeño la comunicación. Si es fluida, cuando le ocurra algo te lo contará.
 No le des siempre la razón cuando te llamen del colegio o te den cualquier aviso. En muchas ocasiones no la tendrá y si siempre se la das, no aprenderá a equivocarse y a asumir las responsabilidades de sus actos.
 En función de su edad se le ha de poner responsabilidades como hacer su mochila, poner la mesa, recoger su ropa… Si se lo haces todo cuando crezca te lo exigirá y encima si te equivocas, la culpa será tuya.
 Para cualquier faceta de su crecimiento ten en cuenta su edad. Tiene que madurar a su ritmo y sobre todo teniendo como referencia a sus iguales.
 No le transmitas tus miedos, a los hijos se les ha de proteger, pero cuando los padres tienen miedo a que les pase algo, este se lo transmitimos a los hijos potenciando en ellos inseguridad.
 Las emociones no se cortan hablando, has de dejar que se pasen. Si le sale algo mal y su reacción es llorar o enfadarse, no intentes solucionarle el problema para que no llore o no se enfade. Simplemente deja que se le pase la emoción y luego le ayudas a que se lo solucione él.

Educar sin gritar

COMO HAN DE ACTUAR LOS PADRES
 Poner unas normas claras, adecuadas a la edad y personalidad de los niños y
ser coherentes a la hora de aplicarlas. Esto facilita a los niños saber que tienen
que hacer y cuando, o lo que no pueden hacer.
 Recuerda que hay que explicarles las razones de la norma, la norma en sí y la
consecuencia de no cumplirla. Si cuando no cumplen aplicas la consecuencia,
no es necesario gritar.
 Establecer unos buenos hábitos de comunicación.
 Cuando le quieras comunicar algo a tu hijo usa un tono de voz serio, bajo y
tranquilo, y sobre todo habla con calma.
 Prepárate ante la posibilidad de escuchar cosas que no te gusten y atiende las
razones de tu hijo. Has de ser comprensivo, pero no permisivo.
 No insultar, avergonzar, amenazar, reprochar, etc ironizar, usar el sarcasmo o
menospreciar los comentarios de los hijos. Al final acabará en una discusión.
 Los padres son el ejemplo de sus hijos, por lo que tienen que aprender a
controlar las emociones delante de estos. No debes descargar tu enfado con él.

TÉCNICAS PARA EVITAR GRITAR
 Mirar hacia el suelo, respirar profundamente y contar hasta 10 te ayuda a no
gritar.
 Sujetarse las manos ayuda a mantener una postura corporal relajada.
 Sentarse para hablar con el hijo, facilita que la conversación sea menos tensa.
 Mantén el contacto visual cuando estés hablando con tu hijo o hija
 Los adolescentes necesitan tranquilidad para resolver sus conflictos, si ves que
el tono de la conversación se eleva, es mejor dejar la conversación para otro
momento. Sino acabaréis gritando, enfadados y sin resolver el problema.

Charla-coloquio en Palencia

Charla-coloquio para docentes.

APRENDER A EDUCAR

📍TEATRO ORTEGA

      C/ Colón 2  

      Palencia

📆 22 de Noviembre 

🕖 19:00 h.

Entrada 2,5€  que se donarán íntegramente a la asociación TDA-H de Palencia para su programa “Engánchate al Futuro”

Organiza ANPE Palencia

90DA81E5-8738-4930-A4AF-4531E3856779

Cuando se ha de pedir ayuda por el comportamiento de los hijos.

Muchas veces nos preguntan que cuando se sabe si un hijo o hija van a dar problemas
en la adolescencia. Todo depende de lo que hagamos entre los 0 y los 12 años. Pero si
con tu niño o niña, tenga la edad que tenga, en muchas ocasiones sientes una sensación de impotencia para lograr que te obedezca frecuentemente y tienes que insistir hasta que acabas gritando. O bien cuando se sale con la suya a menudo sin tu estar muy convencida o convencido. Pon manos a la obra y busca ayuda. A nuestra asesoría familiar llegan muchas peticiones de ayuda, pero hay muchas en las que el problema está muy enquistado. O sea cuando la situación en casa, en muchas ocasiones, ya es insostenible. No hay que esperar tanto, si se ataja a tiempo no llegaremos a límites que rozan lo increíble.